3.¿Bilingüe? Chatepayá, invocación para acertarte a tu novia.

CHATEPAYA PIN

3. Chatepayá

Esta es la tercera entrega de una serie de relatos divertidos sobre cómo me hice bilingüe. Aquí puedes acceder a

post nº1
post nº2

El elemento decisivo que me hizo llegar a dominar un idioma que desconocía totalmente unos años antes no fue el deseo de aprenderlo, sino el deseo inmenso de llegar a lo que es el fin de un idioma, su razón de ser : comunicarse. Creo que es un error fijarse como objetivo un medio, y no un fin. Un idioma no debe ser una meta, sino una herramienta. Uno no debería soñar con tener un nuevo Smartphone, sino con todo lo que podrá hacer cuando lo tenga. Quiero decir que si hubiera conseguido comunicarme perfectamente con toda esta gente mediante códigos extraños, arameo, hebreo, habría conseguido ser “bilingüe” en cada una de estas técnicas.

[Read more…]

2 ¿Cómo me hice bilingüe….y cómo podrías conseguirlo?

2. Siempre el mismo verso pero con distinta agua (Gerardo Diego)

DAVID pin

Este es el post nº 2 de una serie de relatos.
Aqui puedes leer el post nº1

La semana pasada inicié esta serie de relatos de una experiencia original. Si tienes 17 años y sueñas con ser bilingüe, poco importa con cuál idioma, te va a interesar, porque yo lo conseguí en unos años. No hay receta escondida que permita hacerlo al darle a un botón, pero tampoco va a depender de una cantidad ingente de trabajo. Planteé desde el principio dos elementos claves: no sufrí, y funcionó. Los dos son indiscutibles. Tengo una esposa y muchos amigos que me conocieron en una época en la que no hablaba su idioma. Hoy a veces me pregunto si se acuerdan. Muchos de mis alumnos tienen la edad que yo tenía cuando empecé, llevan ya bastantes años de sufrimiento, y no ven progresos. Yo cuestionaría como menos el camino emprendido.

[Read more…]

1 ¿Cómo me hice bilingüe….y cómo podrías conseguirlo?

1. ¿Bilingüe por los Chichos? Los_Chichos-Hasta_Aqui_Hemos_Llegado-CD

¿Cómo me hice bilingüe? Es una pregunta que me hice a menudo, ya que durante el proceso a penas me di cuenta, y desde luego no me lo propuse. Nunca me dije:”tienes que hablar perfectamente español”. Estuve tiempo oyendo comentarios sorprendidos sobre mis progresos por parte de mis amigos, obviamente me hacían sentirme satisfecho, pero no había ninguna meta, ningún objetivo, ninguna progresión, ninguna estrategia.
Lo que me movía no tenía nada que ver con la voluntad de hablar un idioma. Prueba de ello es que nunca abriera nunca un libro de gramática española, y muy pocas veces un diccionario.
No recuerdo tampoco haberme sentado una sola vez frente a alguien cuyo propósito fuera enseñarme español. Con 17 años no me sabía ni una palabra, unos años después tenía una fluidez total, a veces con algún que otro fallo. Recuerdo por ejemplo que hace muy poco, y gracias a un comentario de una amiga, me dí cuenta de que en vuestro idioma uno no “realiza” de pronto algo, sino que se da cuenta, cae en la cuenta, se percata, se cerciora (lol), palabras o expresiones que conocía, pero que no usaba mucho por preferirles el equivalente (creía yo) del realize inglés o del réaliser francés. Durante años, no me cercioré (lol) de la incorrección que cometía cada vez que “realizaba” algo.

[Read more…]

A %d blogueros les gusta esto: